martes, 28 de noviembre de 2017

Nebulosa del Angel



Aunque los datos fueron capturados hace unos meses, no ha sido hasta ahora que he encontrado el tiempo y las ganas de preparar esta imagen. Corresponde a un fragmento de la extensa Nebulosa de Flujo Integrado (IFN en Inglés) que se extiende desde la zona de la estrella polar hasta más allá de M81 y M82 en la constelación de la Osa Mayor.

Estas nebulosas son las partes más densas y brillantes de un probable halo de gases y polvo muy tenues que envuelven a la Vía Láctea. Se hacen visibles al reflejar débilmente la luz de toda la Galaxia a diferencia de las nebulosas de reflexión clásicas que reflejan la luz de estrellas o grupos de estrellas concretos.

Es posible fotografiarlas en aquellas zonas del cielo en las que miramos hacia el exterior de nuestra galaxia. Hacia "arriba" (o hacia "abajo") del plano de la Vía Láctea para entendernos. Son muy débiles y es necesario recoger bastantes datos para  poder mostrarlas de una manera adecuada.
Y como cuando miramos esa zona del cielo estamos mirando hacia fuera de la galaxia lo que podemos observar son infinidad de otras galaxias. En esta imagen he contado 319 galaxias. Algunas son muy evidentes pero otras casi se pueden confundir con estrellas. En la siguiente imagen están todas esas galaxias identificadas:




DATOS TÉCNICOS
Imagen LRGB compuesta por:
L: 59x30’ bin1
R: 18x10’ bin1
G: 18x10’ bin1
B: 19x10’ bin1
Tiempo total integración:  19h aprox.
Fecha: Febrero 2017
Lugar: Observatorio remoto Le Petit Borobia
Telescopio:Takahashi FSQ 106 a 387 mm de distancia focal
Cámara: CCD Moravian G·-16200. Rueda portafiltros Moravian y guía fuera de eje SkyMeca.
Cámara guiado: Starlight Xpress Lodestar
Filtros: Baader
Montura: Skywatcher EQ8
Procesado: Pixinsight 1.8

1 comentario:

  1. Un trabajo fantástico y muy minucioso; fenomenal
    Si ya parece increíble que en ese espacio tan reducido haya tantas galaxias, no (o sí) imagino cuan ínfimos somos nosotros.
    No sólo son las distancias para concentrarlo y verlo en esa fotografía, si no aquellas que el tiempo determina para medirlo, lo cual supone comparar con nuestra vida no sólo como mínimamente efímera. Pienso que ni eso, simplemente inmutable entre "vidas o esos tiempos" que tan grandes son o me parecen inabarcables.
    El espacio es gigantesco y tal vez haya, no sólo una, sino varias o muchísimas, partes inobservables desde las que cualquier posición sería cuasiimposible, o más bien, no comprensible, situarse pues posiblemente nos encontraríamos en otra parte de un poliverso adjunto o parejo. O en el mismo pero en situación extrema que a su vez sería el borde de otro. Pues si nos fijamos en los principios postulados por aquellos presocráticos y sobre lo dicho: "De la nada nada" Tendríamos que reanalizar siempre no un espacio qué ocupar, si no un tiempo dónde morar para ver desde ese punto qué otra perspectiva tendríamos. Ambos inabarcables, no cómo situación física, tal vez; pero sí cómo estado de ocupación en "segundos" planos dentro de un tiempo que transcurriendo iba creando espacio que lo llenasen todo y a su vez dentro de un tiempo vacuo que se llenase con esa misma creación de espacio simultáneo...
    Pienso que en cualquier momento se descubrirá el porqué de tales conjeturas. Lo que más me fastidia es que tal vez no estemos aquí para leerlo o contarlo...El tiempo es (h)oro(rroso), para nosotros pasa volando

    Supongo que por eso vivimos en un brazo galáctico tan, en cierta medida, tranquilo; lejos de los cataclismos propios del centro. Como en las grandes ciudades, en las periferias dónde los arbolados son ramificaciones que se dejan mecer al compás de vientos siderales y sus hojas heraldos de componentes químicos que viaja por determinadas estaciones para regresar a un nuevo ciclo. Clicos est ciclos; lo cuál lo hace eterno.

    De ahí mi incredulidad en dioses; qué no en las diosas de la belleza; esto es en (las) Venus

    Saludos :|´

    ResponderEliminar